Avisar de contenido inadecuado
Expand

Minijobs. Opciones por favor.

Minijobs. Palabra cada vez más de moda, pero, al mismo tiempo, cada vez más devaluada por la mala prensa que se le da. Los minijobs no son más que trabajos con sueldos por debajo del salario mínimo interprofesional. ¿Bueno?¿Malo?

Como principal ventaja, los minijobs, deben luchar contra la economía sumergida gracias a un incentivo claro: el trabajador no paga impuestos y abona las cotizaciones sociales de forma voluntaria.

No así el empleador, que con % muy inferiores a los habituales, debe hacer un aporte tanto a la seguridad social como a las arcas del paro, por lo que a la eliminación de la economía sumergida, se añade la ayuda para la mejora del déficit.

La fórmula no está cerrada. Simplemente se ha tomado como ejemplo la fórmula promovida en Alemania desde 2003 para paliar la crisis. Pero debe ajustarse a nuestro país, nuestra sociedad y, sobretodo, a esta triste cultura española de premiar al más canalla.

Las empresas deben ver las ventajas de este tipo de contratos que facilita la entrada al mercado laboral de jóvenes, permite la contratación "barata" de temporeros en sectores como el agrícola o el turístico, y permite que, a pesar de la irregularidad en el tiempo, los jóvenes se profesionalicen.

Pero por encima de todo los minijobs aportan el hecho de permitir al trabajador mantenerse en el sistema y seguir cotizando aprovechando las pocas posibilidades que pueda dar un mercado con miedo terrible a la contratación nueva y el riesgo que supone.

Pero queda pendiente algo, para mí, grave. Estamos empezando el séptimo año de crisis y, desde su inicio tanto el cierre de empresas como las pre-jubilaciones han dejado en la calle infinidad de profesionales que, en muchas ocasiones son menores de 60 años y tienen interés en seguir aportando su conocimiento y experiencia al mercado aunque sea, eso si, a otro nivel.

Estas personas que podrían ayudar a mantener sus propias pensiones se encuentran en su inmensa mayoría maniatados por un sistema que no quiere sus servicios. ¿Tiene eso sentido en el entorno en el que nos movemos?

Si trabajas, se para el cobro de las pensiones o del paro. Eso no se lo pueden permitir.

Los minijobs, o una variante de ellos deberían permitir que profesionales en edad de trabajar puedan completar sus ingresos del paro o pensión y, al mismo tiempo, seguir aportando a las arcas para ayudar a su mismo cobro.

¿No hay interés? ¿No podrían incluso tener contratos como tutores a nuestros jóvenes? ¿No podría buscarse una fórmula donde el empleador, en este caso, sea el más aventajado y que al trabajador se le grave con mayores impuestos para no competir con los jóvenes?

Opciones por favor

 

{
}

!Sobre el blog

En Observando la Econosfera encontrarás anotaciones sobre actualidad económica, financiera y empresarial desde un punto de vista crítico y didáctico. Te invito a observar y darte cuenta de cómo las organizaciones influyen en su entorno y cómo la economía no es más que un gran amasijo de hilos mucho más cortos de lo que parecen.

Leer más sobre este blog en Obolog

Expand

Déficit autonomías

La personalización del déficit de las autonomías es un tema recurrente y reiteradamente reclamado por algunas más que por otras. Es el caso de Catalunya.

Cierto es que el gobierno catalan no ha alcanzado a cumplir el déficit fijado para 2012, pero no es menos cierto que esta autonomía representa el 20% del PIB estatal. Luego, sin entrar en los motivos e injusticias que hayan podido llevar al incumplimiento de lo exigido, no parece inteligente llevar a la quiebra a uno de los pulmones de España.

Los que han cumplido con el déficit, como Galicia o Madrid, se quejan por su parte del riesgo de no ser premiadas por el logro, aunque dicen que prefieren seguir con el café para todos y la igualdad en todos los términos. Otros como Extremadura, subsidiada históricamente y ahora cumplidora tras años de pérdidas, dice que no lo tiene claro.

En definitiva, en general el mensaje es de total fraccionamiento. Nadie mira por el país, sino por su propia Autonomía...algo por lo que algunos llaman separatistas y insolidarios a autonomías como la catalana. Una injusticia más; un Sant Benito colgado al que se queja.

Es increíble ver como el "Una, Grande y Libre" no es más que un discurso para tapar los intereses que unos y otros tienen para sí mismos. Al final estamos en un país donde lo que cuenta no es el conjunto, donde las decisiones políticas prevalecen sobre las económicas o las estratégicas para el futuro del país.

Siendo así, ¿por qué se ataca a determinadas comunidades por el simple hecho de querer desentenderse de ese circo?

En todo caso debemos considerar como acertada la iniciativa del Ministerio de Hacienda...aunque no sin temer los detalles, que aun no han trascendido.

De hecho Montoro espera a que sea Europa la que tome la iniciativa y relaje el objetivo de déficit al Estado para luego ver cómo lo traspasa a las comunidades de manera personalizada...y eso no sucederá antes de verano, por lo que podemos dar por perdido el 2013.

Mi preguna es: ante declaraciones como esas, ¿cómo deben reaccionar los gobiernos autonómicos?¿con prudencia o con excepticismo?

 

Expand

Fechas de caducidad y consumo preferente

Fechas de caducidad y consumo preferente son conceptos distintos. El primero desde luego es más restrictivo y tiene mayor efecto en el patrón de consumo. Pasada la caducidad, y aunque respeten las pautas de conservación, un alimento puede ser dañino.

Pero en mi opinión el dato de consumo preferente es el realmente interesante de abordar en términos económicos. Se trata del concepto de obsolescencia programada aplicado a la alimentación. Este dato se utiliza con alimentos poco perecederos que pueden almacenarse un largo periodo de tiempo y que, por tanto, podríamos no comprar tan a menudo si no creyéramos que perecen.

Mientras la fecha de caducidad es el punto a partir del cual el alimento puede empezar a ser dañino, la fecha de consumo preferente es el margen de seguridad que imponen las empresas para, por un lado, sobre- protegerse ante posibles problemas de consumo y sanidad, y por el otro, asegurarse un mayor ratio de ventas.

Fechas de consumo preferente más restrictivas hacen que desechemos montañas de comida pensando que no están en buen estado para su consumo. Muchos confunden ambas fechas y desechan alimentos perfectamente consumibles porque se supera la fecha de consumo preferente. Eso, sin duda, tiene su impacto en el consumo y en la generación de residuo.

Dicho esto, tenemos mucha comida que se desecha y mucha gente que pasa hambre. Por otro lado tenemos un mercado de consumo a la baja en el que una ampliación de las fechas de caducidad supondría más alimentos disponibles en el mercado (el q no se tiraría) y, por tanto bajada de los precios. ¿Entonces, ampliar las fechas es bueno para la economía?¿y para el consumo?

El gobierno plantea ampliar las fechas de caducidad y consumo preferente como solución a la adecuación que pide Europa en lo que se refiere a volumen de alimentos desechados. A mi modo de ver puede ser un nuevo modo de provocar incremento de oferta y bajadas de precio como lo ha sido liberar las rebajas, los horarios comerciales y que tiene que facilitar esa devaluación forzada de la economía española por la vía de los salarios.

Para la industria se reduce el ratio de consumo por producto; es decir, el consumidor no tirará tanta comida y comprara menos a menudo. Por otro lado, sin embargo, el supermercado no tirará tanta comida y la tendrá que estocar, por lo que probablemente compre menos producto a su proveedor para no asumir caducidades.

Si este último quiere mantener las ventas deberá bajar precio y hacer buenas promociones que compense al supermercado incrementar estoc y el volumen de compra a pesar de la menor rotación de ventas al consumidor final.

Parece que unos ganan y otros pierden. En este caso pienso en el consumidor y en el hecho que la alimentación es un bien de primera necesidad que debería estar más al margen de las tiranteces de oferta y demanda.

Expand

Trabajo en España tras la reforma laboral

6 millones de parados. Así empezamos el año, aunque la tendencia viene de lejos. Sólo desde la implantación de la reforma laboral se han perdido casi 1 millón de empleos incrementando una lista de paro en la que cerca de 3 millones de personas llevan más de un año.

No me preocupa tanto, si me permitís, que la reforma haya dejado en la calle a 1 millón de personas, como saber si esas empresas que "gracias" a la reforma han aliviado sus cargas y costes siguen al pie del cañón con esperanzas de crecimiento en un futuro no muy lejano que permita una nueva contratación.

Pero, incluso siendo así, incluso asumiendo que la reforma sirve para sanear, para aliviar, para coger aire y para fortalecer a las empresas, la situación es dramática para demasiadas familias.

El nivel de oferta de empleo es bajo especialmente para perfiles de poca calificación, que es donde está el problema. Por ello, el foco de las acciones que pueda emprender el Gobierno debe ser reincorporar al mercado laboral a este colectivo; personas que, por calificación, poco tienen que hacer ni en España ni fuera de ella. 

Pero aun es posible encontrar trabajo en España. Debe ser posible porque, en primer lugar, queremos trabajar. Hemos aprendido la lección. Pero no podemos hacerlo solos y, sobretodo, no podemos hacerlo sin un rumbo.

Ese rumbo es el que parece faltarle al Gobierno y es el que realmente debe ser el foco de nuestras preocupaciones. Hacia dónde vamos y qué modelo de crecimiento económico queremos para nuestro país. Decidido esto, será mucho más fácil ver en qué debemos y en qué no debemos invertir; en qué debemos y en qué no debemos formar al personal que debe reincorporarse al mercado laboral.

Es curioso ver en el triste mapa del paro en España como las regiones más industrializadas son las que menos han sufrido el golpe del paro. Hablo de el Pais Vasco, por ejemplo. Nos quejamos de que España se está quedando sin indústria, y con razón. Sin ella la productividad es mucho más baja. Sin industria y con un modelo económico basado únicamente en el sector servicios, el sol y la playa es complicado que salgamos de la cola de los paises de la Unión Europea. Pero la industria es muy amplia...¿cuál puede ser el puntal en un futuro?

De ese mismo mapa, llama la atención que regiones como Catalunya tengan un % de paro más parecido a Madrid, donde prácticamente sólo hay grandes corporaciones, que a Bilbao teniendo en cuenta las mayores similitudes entre ambos. Ahí me temo que haya algo más que el mero modelo económico de cada autonomía...ahí hay un problema fiscal.

Sea por un motivo, o por otro, la destrucción de empleo empieza a ser crónica y eso no puede evitarse con placebos y medias tintas. 

{
}
Expand

Educación, justicia y sanidad para pocos

Educación, justicia y sanidad serán, en poco tiempo, un lujo para quien pueda permitírselo. Pagar tasas judiciales por una denuncia, incrementos de tasa universitarias a niveles estratosféricos, incrementar en 1€ cada receta o gastar dinero en mutuas por tener una seguridad social ineficiente...

No educar significa perder la posibilidad de reconducir a los jóvenes parados y sin estudios ni cultura. No educar significa aborregar a la población del futuro y fomentar la fuga de talentos a otros países.

No poder acceder a una justicia libre y gratuita inmuniza a los ricos y deja indefensa al resto de la población, que encima, será tan inculta que no sabrá ni escribir la denuncia. ¿Exagerado? Vale, pero no le quitemos hierro al tema.

Y no quiero hablar de no tener acceso a sanidad pública. No creo en la sostenibilidad del sistema aunque veo opciones en el copago, pero sin abusos y sin café para todos. Eso si, tener que contratar mutuas privadas porque no haya una sanidad publica efectiva ni opciones sobre la mesa es grave

¿Ese es el modelo de país que estamos construyendo? Un país de clase pobre y clase rica donde derechos sociales hasta ahora asegurados pasarán a ser un lujo al tiempo que se encamina la economía a la depreciación forzada del dinero por la vía de los salarios.

Todo sube al ritmo que bajan los sueldos. Adiós clase media, si es que realmente la hubo. Entretanto, luchas de poder, fraude, robo y poco más. En serio, no entiendo a donde nos dirigimos. Pero me temo que los que gobiernan saben perfectamente lo que hacen. Que pena.

Expand

¿A quién preocupan las pensiones?

Las pensiones no están aseguradas para nadie. Las pensiones van a la baja y tienen que desaparecer, al menos, tal como las conocemos. Nadie está trabajando hoy por las pensiones del futuro y nadie parece querer poner una alternativa sobre la mesa.

En España viven hoy poco más de 47 millones de personas.

A día de hoy sólo 16 millones de personas están empleadas y, más de la mitad, lo hacen con salarios mileuristas, y otro tanto, en condiciones de temporalidad.

Actualmente el paro asciende a más de 5 millones de personas. 5 millones de personas de población activa está desempleada y, en muchos casos, han perdido ya toda prestación por desempleo y, por tanto, hace tiempo que dejaron de aportar fondos a las arcas de la Seguridad Social.

Por otro lado, tenemos una masa de población de 11 millones de pensionistas, lo que nos sitúa en 1,45 personas activas cotizando para cubrir cada pensionista. Insostenible.

Sin embargo, y ante tal situación, el Gobierno aboga por seguir confiando en el sistema de pensiones y promete no devaluarlas (más)...bien, promete que esa sería la última de las acciones que tomaría.

Es impensable el simple planteamiento de un futuro con este sistema. Es absurdo pensar que algún día tendré una pensión tal como la conocemos.

Una cosa está clara: si el sistema se mantiene, con el nivel de aportación actual a la Seguridad Social, mi pensión no podrá superar los 300€ mensuales, como ya ocurre en Grecia.

Estamos en plena implantación de la reforma laboral y, con ella, de la agilidad y flexibilidad en los despidos y, en otros casos, de las prejubilaciones. Estas últimas, a veces atractivas (según el sector), otras veces un callejón sin salida.

Y es que prejubilarse supone periodos largos de negociación con la empresa para acabar aceptando una retirada total del mercado laboral. Si quieres pensión, te retiras del todo aunque no tengas la edad y el motivo de la jubilación no haya sido otro que salvar tu actual empresa.¿Tienes ideas? Pues las escribes en un libro y a otra cosa.

Hablo de la incongruencia de tener las arcas de la seguridad social vacías, de tener un sistema deficitario, y que el mismo sistema impida que en un grado u otro una persona jubilada pueda cotizar con pequeños trabajos compatibles y que pueda completar así una más que ridícula mensualidad.

Hablo de la incoherencia de quejarse por estar en lo más alto de las listas de fraude fiscal y de economía sumergida (y dinero negro), y sin embargo no permitir (o dificultar enormemente) que una persona que esté cobrando el paro pueda cotizar con el mismo tipo de trabajos por horas, jornadas parciales u otros complementos que puedan ayudar a incrementar el sueldo mensual que le aporta la seguridad social tras haber trabajado con sueldos mileuristas.

En lugar de facilitar que quien quiera pueda cotizar y contribuir, preferimos gastar el dinero público en subsidios, subsidio del subsidio y limosna del subsidio del subsidio. Y ahora un poco de demagogia: ocurre exactamente igual con la legalización de la prostitución, sector que, por cierto, no parece estar nunca en crisis y que mueve muchísimo dinero.

 

Expand

Vender vivienda es difícil. Comprar también

El año nuevo no empieza bien para los que compran o venden pisos en España. Sube el IVA aplicable a la adquisición de vivienda nueva y desaparece la posibilidad de desgravar el IRPF por compra de vivienda habitual. Pero eso no es todo. Gobiernos autonómicos como el de Cataluña han incrementado también el tipo impositivo por transmisión de bienes patrimoniales; esto es, por la compra de vivienda de segunda mano, entre otros.

Los datos: El IVA aplicable a vivienda nueva pasa del 4% al 10%; el impuesto por transmisión de bienes patrimoniales en Catalunya sube del 8% al 10% (no sube en el resto de España); y desaparece la deducción del 15% de los pagos de la vivienda

Poco ha durado la recuperación de la desgravación por vivienda habitual; poco más de un año. Pero, ¿tiene sentido incrementar el tipo impositivo aplicable a la compra-venta de vivienda en el momento actual? Hablamos de un escenario de mínimos históricos del valor del euribor. Es decir, que el dinero sale barato. Para evitar que nos volvamos locos de nuevo el gobierno aplica impuestos elevados asociados y los bancos requsitos de acceso al crédito imposibles, con diferenciales altísimos y préstamos por debajo del 80% del precio/tasación del piso.

Hoy en Catalunya, por ejemplo, comprar un piso de segunda mano por 100.000€ supone tener en ahorros 10.000€ para el impuesto de transmisión de bienes, 20.000€ para cubrir el importe que NO te prestará el banco y algunos cientos más de euros para los gastos de notaría y registro.

Os habréis fijado que hablamos de un escenario de compra de una vivienda humilde (100.000€) por parte de un comprador adinerado que tiene unos ahorros de más de 30.000€. Esto no es razonable ni existe.

El precio de la vivienda puede seguir bajando. Eso es un hecho y tendrá un alcance u otro en función de la tipología de vivienda y la zona. Pero lo preocupante es que no se trata únicamente del precio y de si éste es adecuado, sino del acceso a la financiación para pagarlo.

Habrá quien crea que una cosa lleva a la otra. Es decir, que el precio adecuado lo marca el comprador y que, por tanto, se forzará la bajada hasta convertirse en el comprador adecuado para el banco y poder ejecutar la operación.

Ese argumento sería coherente si habláramos de adquisición de viviendas totalmente amortizadas. El vendedor tiene margen de maniobra. ¿Pero qué ocurre con las viviendas nuevas de promotores endeudados o de viviendas de segunda mano de vendedores sobre-endeudados? ¿Aquí el precio quien lo marca? En esos casos existe un suelo difícil de traspasar por las consecuencias para el vendedor.

En esos casos el vendedor debe decidir si rebajar por debajo del nivel de deuda (lo que supone tener ahorros para cubrir el diferencial y eliminar la deuda...incoherente otra vez), solicitar dación en pago al banco, ponerlo en alquiler a la espera de momentos mejores y esperando que el mercado de alquiler sea favorable y nos cubra la hipoteca o, sencillamente pegar fuego al piso y cobrar el seguro...

Está claro que no hay una cara favorable de la moneda. Unos y otros estamos fuera del acceso a la vivienda de propiedad. A no ser que se realice una reforma profunda del mercado inmobiliario (¡de venta y alquier!) la vivienda va a dejar de ser un derecho universal por más que lo ponga en la Carta Magna que tanto admiran algunos.

 

Expand

Adios a los puentes

La casualidad ha querido que en 2013 no haya cambios, pero el Gobierno de Rajoy ya ha confirmado que a partir del 2014 el calendario laboral español sufrirá alteraciones, básicamente, para reducir el número de festivos y, sobretodo, su impacto en la economía del estado.

2013 es un año poco atractivo para los trabajadores, ya que muchos de los festivos nacionales caen en fin de semana o en lunes o viernes, por lo que los fantásticos puentes de 4 y hasta 5 días se han acabado por el momento...y ya veremos.

Y es que el Gobierno ha puesto sobre la mesa una propuesta de mover algunos festivos entre semana al lunes para evitar ineficiencias del calendario laboral. Hablamos, sobretodo del 15 de Agosto (La Virgen), 1 de noviembre (Todos los Santos), 6 de diciembre (La Constitución).

El impacto de un puente de días festivos en la economía es algo difícil de calcular. Sin embargo, doy a la razón al gobierno cuando dice que eliminarlos da la sensación de austeridad y sentido común que tanto se nos pide.

Pero el efecto, para mí, es dudoso. Este puente de Todos los Santos, sin ir más lejos, estuve en Madrid. Según comentarios de los diversos taxistas, camareros y responsables de determinadas tiendas, este puente ha sido un golpe de aire fresco, especialmente, gracias al turismo extranjero.

Y mucho cuidado con esto último. Tengamos en cuenta que el día 1 de noviembre, por ejemplo, es festivo en muchos países de Europa que ven atractiva una escapada de 4 días a nuestro país.

Pero es que nosotros también nos movemos e incrementamos nuestro consumo en épocas distintas a las habituales. Nuestro consumo interno tiene una estacionalidad muy influenciada por la semana santa, el verano y las navidades, y eso, si se puede romper, mucho mejor. Hay negocios que difícilmente aguantan los periodos de "entre-vacaciones" por lo que estos puentes son para ellos una gran oportunidad...un regalo.

El negocio dice se abre ahora el periodo de negociaciones con comunidades autónomas y la Conferencia Episcopal para la implantación de estos cambios.

No deja de ser paradójico que, en el caso del 6 de Diciembre, nos llenemos la boca hablando de las maravillas y lo impermutable de la Consitutción y que, ahora, sin más, ni siquiera vayamos a celebrar su redactado.

Expand

La lista de la compra

Todos seremos mas pobres en un futuro no muy lejano. Con menos renta disponible pero en un entorno económico de devaluación interna como solución a la falta de competitividad de nuestro país y las limitaciones que Europa supone en materia de política monetaria.

Ya lo comenté. Entre otras cosas, la última subida del IRPF, la segunda subida del IVA en 4 años, la reclasificación de los productos en cuanto a su fiscalidad, la liberalización del periodo de rebajas y el de los horarios comerciales en algunas comunidades, la eliminación de la deducción por vivienda habitual, ....En definitiva, se reduce el poder adquisitivo de todos.

Algunas marcas de gran consumo ya han empezado a implantar en España estrategias propias de países en vías de desarrollo o de menos renta per cápita. No es raro encontrar productos típicamente de gran volúmen como detergentes o pañales en nuevos formatos monodosis o de tamaños más reducidos. 

El planteamiento está claro. El consumidor no puede comprar un mes el detergente y al otro los pañales. La cesta de la compra no varía. Lo que varía es el dinero disponible. Por tanto  los grandes supermercados se están centrando en facilitar que el comprador compre en base a necesidades del momento y sin renunciar a nada.

Aunque parece algo coherente, la verdad es que en la búsqueda de abaratar los precios de bienes y servicios siempre se acaba afectando a los sueldos y al paro. 

Esa es la cuestión. Apreciados conciudadanos, aprendan a vivir con menos. Nosotros les ayudamos a conseguirlo. Pero recuerden que para que esto sea sostenible debemos ajustarnos todos. 

Lo lógico es que, si seguimos en el euro, estas medidas sigan adelante y que se inicien políticas de ajuste de sueldo para evitar el incremento del paro. Ya no aerá un problema. Nos habremos adaptado.

Sin embargo algunos sectores, como puede ser el del turismo incrementan su oferta y competitividad gracias al uso de nuevas tecnologías. 

Pensad en ello. La última vez que volé por motivos de trabajo yo mismo hice la reserva y el pago, realice el checking e imprimí mis tarjetas de embarque. No necesité de mayor ayuda que la del tipo que me pidió el DNI antes de acceder al avión.¿ Cuantos puestos de trabajo se han destruido y nunca más se van a crear?

Lo peor. Acabé quejándome de un servicio que en un 99% del proceso me había encargado yo mismo de prestar. 

 

Expand

Rajoy también mantiene los 400€

Rajoy cede a la presión y prolonga el subsidio de 426€ al mes por desempleo de larga duración; esto es, personas a las que se les ha agotado la ayuda contributiva. El paro. Una medida socialista, los 426€, largamente criticada por tratarse de un subsidio que se suponía temporal al inicio de la crisis y que ahora se ha convertido en el único modus vivendi de muchas familias. 

Los subsidios crean dependencia si son cómodos. Este comentario tan frívolo y demagógico bien vale una explicación. 

Hablemos del paro. Pocos países permiten el acceso al paro de un modo tan sencillo y tan prolongado en el tiempo como en España: Cumpliendo con doce meses de empleo (no necesariamente seguidos), tras ser despedido o tras sufrir una reducción de jornada de más del 33%, ya tienes derecho a paro durante, al menos, 4 meses.  Ya se ve que con los ratios de destrucción de puestos de trabajo actuales no es suficiente con 4 meses para encontrar trabajo. Por todo ello surge la necesidad de ayudar con un subsidio no contributivo a determinados colectivos con, al menos, 426€ al mes durante 6 meses adicionales. 

Con este escenario, los desempleados que reciben el paro a menudo rechazan los nuevos empleos por las reducciones salariales que se están experimentando en el mercado laboral actual. Habrá quien piense que para cobrar lo mismo, mejor se queda en casa o haciendo pequeños trabajos en negro

También existe ahora la "facilidad" de cobrar el paro firmando por internet y que el dinero puedas gastarlo sin problemas en otro país iniciando una nueva vida.  Una lacra si no hay medidas reales de creación de empleo en un futuro próximo. 

Eso es lo realmente preocupante cuando decimos que Rajoy cede. No se trata solo de tener sensibilidad social, como han apuntado algunos medios y que se le supone como máximo mandatario, sino de saber cual es el horizonte temporal de esta nueva ayuda.

¿Cuánto tiempo más se va a mantener?  No hay noticias sobre ello como no las hay sobre medidas de creación de empleo, inversiones futuras o modelo de desarrollo de la economía propuesto por el gobierno central. Solo recortes y mantenimiento de subsidios que no hacen mas que alargar la agonía, hundir las arcas publicas, fomentar el dinero negro y, por que no decirlo, la corrupción y la inseguridad ciudadana. 

Por supuesto deben existir ayudas que garanticen el estado del bienestar y nos protejan de la degradación social. Pero realmente ¿el paro debe ser una ayuda universal?

Actualmente se establece la ayuda por antigüedad laboral y de afiliación a la SS. Eso quiere decir que el mismo derecho tiene, en principio, un desempleado de 20 años de edad que uno de 50 tras haber trabajado el mismo tiempo. Realmente ¿necesita una ayuda el de 20 al mismo nivel? Creo que no. Probablemente ese joven de 20 años no se vaya a gastar el paro en estudiar, crear un negocio o en mantener una familia. Eso es tirar el dinero sin más.

El chaval de 20 años debería aceptar cualquier trabajo que se le ofrezca si lo que quiere es trabajar, ¿no creéis?